viernes, 27 de julio de 2012

Reseña Príncipe oculto

Reseña manga: Príncipe oculto



Título original/alternativo: Backstage Prince
Mangaka: Kanoko Sakurakoji
Editorial: Ivréa
Género: Shojo
Extensión: 2 Tomos
Anime: No








Sinopsis de McAnime

Arrastrada hacia el excitante mundo del teatro kabuki, nuestra joven protagonista Akari pasa todo el tiempo libre que tiene después de asistir a la escuela siendo asistente del famoso actor, Shonosuke Ichimura. Sin embargo en el mundo real este príncipe del kabuki es de hecho un estudiante de preparatoria llamado Ryusei. Al inicio su relación no comenzara del todo bien sin embargo con el tiempo y con la ayuda de un gato conocido como Sr. Ken, nuestros dos protagonistas se enamorarán.

Reseña

Lo primero de todo, es que aunque Ivréa lo quiere vender como dos tomos únicos, son dos tomos que completan la historia y difícilmente se pueden leer por separado (a menos que te leas el primero, lo odies, y no leas el segundo claro). Pero vamos, que creo que en Japón es una serie de dos tomos.

Como buen shojo, tenemos una historia de amor, en la que los protagonistas se enamoran y comienzan a salir al comienzo de la obra.

Por un lado tenemos a la protagonista, Akari, que a mi juicio es un poco tonta, pero supuestamente es un personaje alegre y optimista, pero que se deja pisotear. Por otro lado tenemos a Ryusei, apodado Ichimura en el gremio, que es el punto fuerte del manga. Ryusei es antisocial, con mal genio y caprichoso, vamos, una joyita.

La historia se centra en el mundo del teatro kabuki, que es muy elitista y cerrado. Por tanto, Ichimura, hijo de una prestigiosa familia kabuki va a tener serios problemas para que su familia acepte a la humilde Akari.

Escarceos amorosos entre bambalinas, rivales amorosos, un mejor amigo hiperactivo y padres entrometidos son algunos elementos que podréis encontrar en esta obra.

Un shojo normalito, sin grandes pretensiones pero entretenido.

Puntuación: 3/5


Aquí os dejo las dos portadas de la edición española





1 comentario:

  1. No lo conocía, pero ni sé si me atreveré a leerlos.

    ResponderEliminar